Un día triste, tirando a negro

01 julio 2006 | Publicado en | 0 comentarios

Dos noticias tristes trajo este viernes 30, que cuasi califica como viernes negro para los argentinos. Una, claro, fue la derrota contra la selección alemana. No sé vos, pero yo quedé muy conforme con el juego de los argentinos. Los alemanes eran buenos y jugaron bien, para no mencionar a los polacos entre ellos, que fueron los que definitivamente hicieron la diferencia. Pero los argentinos estuvieron a la altura. El 1-1 era un justo resultado en ese sentido. Es más, los argentinos no sólo jugaron bien, mucho mejor que contra México por ejemplo, sino que además lo hicieron con bravura. Hay que bancarse, imagino, la presión de 70 mil almas que te silban cada vez que agarrás la pelota. Para no mencionar al referí eslovaco... vendido al oro teutón. Muy generoso con los alemanes y severo con los argentinos, decía el comentador de la televisión suiza. Perdimos, OK. Eso es un hecho, no se puede negar. Pero no nos ganaron en la cancha jugando fútbol. Los penales son una ruleta. Los muchachos pueden volver con la cabeza bien alta.

La otra noticia triste es, en realidad, de ayer, pero a mí me llegó recién hoy a media tarde al laburo, vía el servicio de titulares de periodismo.com. Murió Fabián Bielinsky, el director de Nueve Reinas. Según la nota de La Nación la causa fue un ataque cardíaco. Estaba en Sao Paulo, trabajando en un comercial de TV. Murió solo, durmiendo en una cama de hotel. Marcelo Stiletano cuenta en la nota que Bielinsky había dejado de fumar para enfrentar un problema de hipertensión. La verdad es que muy bien no se lo ve en la foto, que es de la época del rodaje de la película que lo consagró y fue un éxito no sólo en Argentina sino en el mundo. Acá en Ginebra estuvo en cartel un montón de tiempo, y yo la saqué del videoclub en DVD. Buena peli Nueve Reinas. Sin pretensiones pero bien hecha. Eficaz. Una historia bien contada y una estructura como un relojito. Y no que fuera sólo entretenida. Porque por algo 1.300.000 argentinos la fueron a ver. Decía algo de nosotros, y lo decía bien. Somo' lo ma' vivo' somo', cazador-cazado, esas cosas. Tenía 47 años y seguramente un montón de pelis por delante. Un bajón que se haya ido así. Chau, Fabián. Gracias por todo.

0 Comentarios