Mala señal

09 octubre 2006 | Publicado en | 1 comentarios


A un pasado tan negro y ominoso como el argentino no se lo entierra así nomás. El país de los desaparecidos, los chupaderos, la picana, los vuelos de la muerte, los bebés robados a sus familias y entregados a los asesinos de sus padres —ese país no es simplemente un mal recuerdo. Todavía está ahí, acechando en la sombra. Disminuido respecto de lo que era, sí, seguramente (seguramente?), pero acechando.

La alegría de saber que símbolos de ese país que queremos olvidar como el Turco Julián y Miguel Etchecolatz están tras los barrotes no duró mucho. Jorge Julio López, un ex detenido-desaparecido que fue testigo en el juicio a este último está con paradero desconocido desde hace tres semanas. Guadalupe Godoy, su representante legal cree, así como también lo creen miembros de organismos defensores de los derechos humanos, que López ha sido secuestrado por “nichos” represivos residuales en la tristemente célebre Policía Bonaerense. Su desaparición no vino sola. La acompañó una campaña de amenazas e intimidaciones varias a defensores de los derechos humanos, jueces, periodistas y eventuales testigos. Antiguos miedos han sido despertados, decía la crónica del New York Times el sábado 7 de octubre.

La desaparición de López y la campaña de amedrentamiento estaría demostrando lo que siempre se supo: que el aparato represivo del estado nunca fue desmantelado completamente, simplemente pasó a una especie de estado de latencia.

Por lo cual los argentinos tenemos que darles las gracias a los Alfonsín, a los Menem, a los De la Rúa y otras plagas nacionales que supimos soportar —y, tal vez, merecer.

:: Puesta al día del miércoles 18 de octubre de 2006

Hoy se cumple un mes de la desaparición de Julio López. Las esperanzas de que aparezca con vida se debilitan, la campaña de amenazas anónimas sigue adelante, las autoridades
temen lo peor”, los organismos de derechos humanos organizan una jornada nacional de movilización que incluirá una marcha a Plaza de Mayo.

:: Puesta al día del viernes 27 de octubre de 2006

Hoy se cumplen 30 años de la primera desaparición de Julio López y 40 días de la segunda. El gobierno de la provincia de Buenos Aires duplicó el monto de la recompensa a quien entregue información sobre el paradero del albañil de 77 años de edad. Hace 30 años el represor Miguel Etchecolatz
“chupaba” gente y tenía una picana en la mano. Hoy está preso. Ahí estamos.

Por las última noticias sobre el caso, hacer click en la escarapela móvil acá a la izquierda de la página. Un recuento de las amenazas en esta nota de Página/12.

Amnistía Internacional ofrece recursos para solicitar el esclarecimiento del caso a las autoridades argentinas acá.

En la foto, la marcha del viernes 6 de octubre en Buenos Aires reclamando la aparición de Julio López. (Foto: Soledad Aznarez y Rodrigo Néspolo en La Nación.)

1 Responses to “Mala señal”

  1. Silvina says:
    martes, octubre 17, 2006

    Me gusta tu blog, está bárbaro, gracias por estar.Te encontré en blogs argentinos, y pondré tu link, en mi rinconcito.
    Saludos desde Gerona, España