OK, es sólo para llevarme la contra

27 octubre 2006 | Publicado en | 2 comentarios

Fue escribir la nota sobre el clima ginebrino —De olvido, siempre gris— y comenzar una racha de días soleados, cálidos, deliciosos... Un otoño de película. Si hasta floreció el marronnier officiel, el árbol cuya primera hoja anuncia la llegada de la primavera!

Sí, en Ginebra, el comienzo de la primavera es “decretado” el día que un marronnier determinado del paseo de la Treille echa su primera hoja. El marronnier (Aesculus hippocastanum) es un pariente cercano del castaño de indias, pero de origen greco-turco.

El sautier (= secretario permanente y director del servicio) del Consejo de Estado y del Gran Consejo observa cada día desde el comienzo del año este marronnier, llamado por esa razón officiel, sigue su evolución y cuando la primera hoja del árbol brota de su botón... los diarios anuncian que la primavera genevoise ha llegado.

Bueno, el clima es tan atípicamente cálido estos días —sólo para llevarme la contra, como digo en el título—, que el bendito árbol ha florecido, lo que lo llevó de vuelta a las páginas de los diarios. La preocupación es que por esta floración extemporánea y extraordinaria —es la primera vez que ocurre desde que se llevan registros—, el marronnier no pueda cumplir su función adecuadamente el año que viene.

La costumbre de las observaciones se remonta al año 1818, casi dos siglos. Y los ginebrinos están muy orgullosos de ella. Para ellos demuestra que no son apenas fríos banqueros, buenos sólo para los números que contabilizan vil metal, ni simples relojeros, obsesionados únicamente por la precisión. La costumbre del marronnier es la prueba de que también tienen un alma, y está llena de poesía!

2 Comentarios

  1. Anónimo
    viernes, junio 05, 2009

    yo vivo ase 3 anios en ginebra n no extranio la argentina ni nada es la corrupcion total nada funciona , a odio alos argentinos ke viven en suiza por que ablan maravillas de argentina pero vivan aca , osea los detestos , y detesto aver sido argentino ....

  2. Juan
    viernes, noviembre 12, 2010

    Yo no detesto a nadie pero siento vergüenza ajena cuando leo opiniones plagadas de faltas ortográficas.