Manjar de los dioses
o, que falta que me hacés

15 noviembre 2006 | Publicado en | 9 comentarios

Hubo una época, hace de esto ya varias vidas, cuando yo —o mi protoyo tal vez— podía sustentarse semanas, meses incluso, a base —casi exclusivamente— de ese maravilloso alimento creado por el ingenio argento y cuya ausencia es la única falta insalvable en esta despatriación autoimpuesta. Porque yerba acá se consigue. Dulce de leche también, además de haber un sucedáneo bastante aceptable. Carne argentina, también es hallable, o al menos uruguaya. Vinos, los de acá son muy buenos. Pero...

Pero... cómo se puede sobrevivir sin Mantecol pordios!

Parece mentira, pero como es sabido a todo se acostumbra uno. Incluso a un mundo sin Mantecol —sí, suena inimaginablemente horrible, ya sé, pero es la cruda y cruel realidad. Lo jodido es cuando un amigo, conocido, alguien de paso, te trae un Mantecol de la patria lejana. Me pasó el otro día, y juro que es peor haberlo probado otra vez, después de años, y ahora estar en pleno síndrome de abstinencia, que no haberlo recibido.

Me lo dieron en el laburo, y haciendo acopio de fuerza de voluntad —y demostrando el amor que les tengo— logré salvar una porción, digamos 20 por ciento, para mis dos amores. Mi esposa probó apenas una migajita, y le ofreció el resto a nuestra hija. Yo creo que ella jamás lo había saboreado.

Uhmmm, es rico!
—dijo la quisquillosa a la que nunca le gusta nada nuevo. El Mantecol es la única cosa con la que tu papá se vuelve decididamente egoísta, Amparo —le explicó la mamá, instruyendo al retoño acerca del lado oscuro de su progenitor. Yo también voy a ser muy egoísta con el Mantecol —afirmó la pequeña, mientras comía las últimas briznas del susodicho manjar divino.

Bienvenida a la comunión mantecolera, hija mía.

:: Puesta al día del viernes 17 de noviembre de 2006

PASO OTRA VEZ!!! No se puede creer... Ligué otro Mantecol! En serio. Gracias, otra vez, a un conocido de paso por Ginebra. Y esta vez fue todavía más grosso que la anterior: 350 GRAMOS!!! Una barra casi del tamaño y peso de un ladrillo —como para desnucarte de placer... :-)

Además trae una receta: Alfajorcitos Mantecol. Que vienen a ser alfajorcitos comunes y corrientes, pero con el relleno hecho a base de... "dos cucharadas de dulce de leche y 180 gramos de Mantecol desmenuzado". Creo que no podría tolerarlo, francamente.

9 Comentarios

  1. Miraquetemiroyo says:
    miércoles, noviembre 15, 2006

    Mantecol. Ay. Por qué tuve que venir a leer tu blog ahora, sólo unos minutos antes de ir a la cama? Por qué, eh? Esta noche sueño con el @*#&^! Mantecol, seguro. Acá no hay tampoco. Cómo puede ser? Cadbury le compró la marca a Georgalos hace unos años. Yo veo Cadbury de todo acá, menos Mantecol. Ufa!

  2. SpinDoctor says:
    miércoles, noviembre 15, 2006

    Es cierto! Como es que Cadbury no inunda el mercado globalizado con Mantecol? Huelo conspiracion internacional o algo. Ante la duda, me inclino a atribuirle un significativo porcentaje de culpa a Bill Gates, simplemente como medida preventiva.

    No, en serio, aca en Suiza hay una empresa que vende productos argentinos por correo a precios que solo la nostalgia puede justificar. Pero el Mantecol hace mucho que figura como AGOTADO (y sin precio). Merde!

  3. Miraquetemiroyo says:
    sábado, noviembre 25, 2006

    Bastaaaaaaaaaaaa!!!! No tenés derecho!!!! Sos un lobo disfrazado de oveja!!!! Bastaaaaaaaaaa no soporto más esta torturaaaaaaaaaaaa!!! Bwaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhh.

    Cuando viaje a Suiza voy a llevar un Mantecol gigante y te voy a ir a buscar y cuando te encuentre voy a empezar a comer el Mantecol Y NO TE VOY A DAR NI UN POQUITO. NADAAAAAA!!!!

  4. SpinDoctor says:
    martes, noviembre 28, 2006

    Si, lo reconozco, ha sido algo cruel de mi parte "contar plata delante de los pobres" de esa manera —sobre todo con la historia del mantecol de 350 gramos! Perdon, no fue con mala intencion. Por que no hacemos una cosa? Decime a que direccion te puedo mandar desde Buenos Aires. Estamos por ir de vacaciones y desde que leyeron este post esta toda la parentela haciendo stock de Mantecol en sus diversas variedades para cuando mi hija y yo lleguemos. No me va a costar nada mandarte uno chiquito, francamente... :-)

  5. Miraquetemiroyo says:
    miércoles, noviembre 29, 2006

    Gracias por el gesto y aceptaría de inmediato si no fuera que para las fiestas nos vamos a Montréal donde hay varios lugares que venden todo tipo de AI (argentinidades imprescindibles). Me pienso traer toneladas, mirá. Ay, qué alma de gorda que tengo! (Es tan raro... Desde que empecé a leer blogs de argentinos -y a escribir el mío propio en castellano- que se me da por cocinar cosas que había dejado de hacer hace años, como empanadas, locro, buseca, budín de pan... El maridito no podría estar más contento, claro.) :)

  6. Fede says:
    lunes, enero 01, 2007

    Este 1 de año, voy a ser malo, malisimo.
    tengo 3 barras de Mantecol, una de 300 grs (mantecol marmolado) y dos de 200 grs.
    Y estoy buscando recetas de cocina para hacer con mis tres barras de mantecol.
    jejejeje

  7. Dayana says:
    domingo, marzo 04, 2007

    Spin Doctor, le cuento que el mantecol es originalmente griego, así que si tiene una tienda de productos griegos cerca pruebe si ahí consigue este dulce (no recuerdo cual es su nombre original en griego). Acabo de pegar una revisada en google y dice que es de muchos origenes, pero cuando estudié griego la profesora aseguró que es un producto muy tradicional del país heleno, así que me quedo con esa versión de primera mano antes que con los rumores de internet. También hay recetas de mantecol casero, pero yo no me arriesgaría a hacer esos engrudos.

  8. MCMConi says:
    viernes, mayo 04, 2007

    El origen del "Mantecol" es un dulce árabe llamado "halva", "halvah", o "halawa" (la "h" se pronuncia como una "j").
    Originalmente, la receta contenía pasta de sésamo. A nivel industrial, y por un tema de costos y similitud de sabores, se
    emplea pasta de maní.
    Ingredientes:
    - 200 grs. de maní tostado descacarado,
    - 10 grs. de manteca,
    - 2 cditas. de kero o jarabe de maíz,
    - ½ cdita. de sal.
    Paso a paso: Moler muy bien el maní; mezclarlo con el resto de los ingredientes. Pasar todo en la licuadora, hasta obtener una pasta fina y blanda (si es necesario, añadir más kero).

  9. SpinDoctor says:
    viernes, mayo 04, 2007

    FEDE, eso fue maldad, sin duda.

    Gracias por el dato del negocio griego, DAYANA; yo tampoco me atreveria con esos engrudos.

    MCMCONI, gracias por la receta! Me parece que con semillas de sesamo debe de estar fabuloso.