Especie de Macondo enfebrecido

17 diciembre 2006 | Publicado en | 10 comentarios

Tal vez debería llamarme a silencio. Apagar la compu y dejar que la batahola de impresiones se decante. Porque todo así junto, de golpe, es como mucho.

Va a sonar inevitablemente pedante, pero es como un choque cultural al revés. Ahora, por más pedante que suene, es la verdad. Después de cierto tiempo terminás acostumbrándote a otros modos, otros ritmos. Y de alguna manera se te ocurre que eso a lo que te acostumbraste es lo “normal” —claro que lo “normal”, por supuesto, no existe.


La sobrina menor cumple 23 años. Son las 21:30 y todavía no llegó ninguno de los invitados. En Ginebra estaríamos a media hora del final de la fiesta. Alrededor de las 22:00 llegan los primitos de Amparo. Tienen cinco y tres años. No deberían estar durmiendo estas criaturas —la nuestra incluida? Los invitados comienzan a llegar una media hora más tarde. Será casi medianoche y los chicos seguirán corretéandose totalmente pasados de rosca.

Temprano a la mañana. En el supermercado “chino” de la esquina una radio evangélica suena en los altoparlantes. La predicadora —acento vagamente centroamericano— habla de pecado, de perdón, de Diossssss. La cajera, de rasgos orientales, tiene el aspecto de haber visto demasiado. Una clienta le pide papel para envolver como regalo algo que compró. Ella rebusca en una caja de cartón y le da un pedazo de papel brillante arrugado. Me llega el turno. No me saluda. Tampoco me mira mientras me cobra. Me voy sin que hayamos cruzado un monosílabo.

Carritos tirados por caballos, muchos, recorren las calles quilmeñas. Llaman la atención de nuestra hija, que piensa que son para que los niños paseen. A mí me llama más la atención el patrullero con el parabrisas trasero reemplazado por un pedazo de plástico transparente pegado a la carrocería con cinta autoadhesiva.

Los remises no tienen cinturones de seguridad para los pasajeros y los conductores raramente usan los suyos. Uno de ellos muestra un olímpico desprecio por los carriles pintados en la autopista, sólo equiparado por el desdén con que ignora la luz de giro. Otro conduce de noche con las luces apagadas; las prende sólo si la calle le parece muy oscura.

Leer el diario es una experiencia para estómagos fuertes. Los piqueteros cortan calles céntricas y anuncian más cortes y acampadas en Plaza de Mayo para las fiestas. Tres suboficiales de la Policía Federal que prestaban servicios en una comisaría de capital son sorprendidos asaltando un supermercado en la provincia; toman rehenes, se tirotean con sus colegas, uno muere.

Partidarios del gobernador de La Rioja toman por asalto la legislatura provincial para evitar que ésta ponga obstáculos legales a la reelección indefinida de aquél. Otro grupo de gente en otro lugar trata de quemar una discoteca; están desconformes con un fallo judicial que dejó en libertad a un custodio del local involucrado en la muerte de un joven cliente.

Seguimos con el diario. El PBI creció un 8,7% en el tercer trimestre del año, acumulando 15 trimestres consecutivos de crecimiento. El PBI por habitante es 6% superior al del segundo trimestre de 1998, que marcó el récord anterior al estallido de diciembre de 2001.

Un grupo de académicos de la Universidad de Buenos Aires propone crear un subsidio destinado a los 3,8 millones de niños y adultos que viven en la pobreza. Costaría 10.800 millones de pesos anuales, eliminaría la indigencia que afecta al 8,6% de hogares y reduciría los hogares pobres del 20,5% actual al 13,7% en el 2010.

Más diario. Los cortes de electricidad se deben a “fallas normales” (SIC) en la distribución dada la sobrecarga de demanda por el calor, dice el responsable del área. Las cámaras fotográficas digitales y las computadoras portátiles se anuncian a precios similares a los que pagan los suizos. El aviso de una pantalla LCD de TV de alta definición —todavía no hay TV de alta definición acá— ocupa toda una página; la pantalla, algo más pequeña que una cancha de tenis, cuesta 18 mil pesos —en una sociedad donde el salario medio debe de andar entre los 600 y los 700.

Y hablando de televisión... también es una experiencia fuerte mirarla. Gerardo Sofovich —o tal vez su momia, no estoy seguro— “anima” un programa de “adivinanzas” —o algo así. Marcelo Tinelli griiiitaaa y griiiiiitaaaaa y griiiiiiitaaaaaa... Parece que le da resultado —la revista Noticias lo ha designado personaje del año y tiene millones para tirar al techo—, así que sospecho que seguirá gritando hasta su último aliento.

En la calle todos —todos— hablan por sus celulares. Yo también compro un chip para tener un número local. En una empresa me piden documento. No tengo. En otra no me lo piden. Podría haber puesto la línea a nombre de Raymond Chandler.

Mi cuñado político me invita a no dejar ver la cámara digital que llevo en la cintura. “Tapala con la remera”, dice, “así es una invitación a que te la den”. Mi cuñada llama a un servicio de vigilancia privada para entrar el auto al garaje de noche.

De compras en el “outlet” que queda a dos cuadras —también conocido como “Boli-Shopping”. Cualquier CD musical cuesta 5 pesos. Cómo se pueden vender CDs truchos en negocios fijos? En otro local un frasco de Farenheit de 100ml cuesta 75 pesos, la mitad que en el FreeShop. La fragancia está muy bien lograda; sólo la terminación del frasco llama la atención, y ciertas partículas en suspensión en el líquido. “Son originales, descartes de aduana”, me dice la vendedora.

Yo, de pronto, tengo fiebre. Me duele todo el cuerpo y me levanto de noche tiritando. Será un estado gripal? Será una reacción psicosomática a una realidad a la que me había desacostumbrado y para la que no debo de tener las defensas que tenía antes?

PS. Me olvidaba de mencionar que
Carlos Saúl Menem —no debería estar preso ese hijo de su madre?— ha anunciado su candidatura a presidente para el año próximo.










10 Comentarios

  1. Miraquetemiroyo says:
    lunes, diciembre 18, 2006

    No suena para nada pedante, al menos a los que vivimos en el exterior, pero sí suena subreal. Lo de los horarios no lo puedo entender. Si es un cumple de chicos, por qué no lo hacen a la tarde? Allá todo tiene que empezar cerca de la media noche? Ya ni me acuerdo si era así antes de irme pero me parece que no.

    Los comerciantes asiáticos de acá son un poco más sociables. Increíble lo del patrullero!!! Y Sofovich todavía está en la tele??? Será vampiro? De no creer. Debe tener más de ochenta años.

    Un subsidio anual de tres mil millones de dólares. Seguro. Y de dónde va a salir esa plata? O quizás la pregunta debería ser a qué cuentas suizas va a ir a parar la mayoría de esa plata?

    Menem... De sólo pensar que la gente allá no haya analizado y entendido lo que vivieron en los '90 me pone los pelos de punta.

  2. Natalia says:
    lunes, diciembre 18, 2006

    jajaja!
    Perdoná que me ría, pero no me aguanto tanta realidad Argentina si no lo tomo para la chacota...

    Llegué a Suiza persiguiendo un amor, y encontré que las cosas funcionaban. Y me acostumbré rápido a lo bueno!
    No suena pedante, suena normal. Uno extraña sólo las cosas buenas...
    Avisá cuando empieces a extrañar tu casa en Ginebra, y ahí me voy a preocupar.

  3. Bettina
    lunes, diciembre 18, 2006

    bueno no se si soy otra vez abogada del diablo, soy argentina, vivo en argentina y pude haberme ido a españa (novio español mediante) pero en realidad a el le gusta argentina, tiene sus cosas claro, es como la familia, pero tambien es de fierro. La gente que te saluda sin conocerte. el portero del edificio que te acompaña sin conocerte hasta la esquina para mostrarte la calle, la señora que entra a su casa y te calienta el agua del biberon porque el nene llora. El primer mundo a veces no tiene mucho de primero. Alla cuando estoy veo tambien gente pidiendo en las plazas, los subtes llenos de inmigrantes que no encajan pese a los pelos rubio loreal, los manteros vendiendo cd truchos en la plaza mayor, los bailarines haciendo piruetas por monedas, en fin que todo depende del cristal con que se mire

  4. Miraquetemiroyo says:
    lunes, diciembre 18, 2006

    Sí, Bettina, pero una cosa es ver cuando vas a un lugar y otra, bien distinta, es saber porque VIVISTE en ambos lugares.

    Allá la gente te saluda sin conocerte, bueno, acá la gente no sólo te saluda sin conocerte sino que también te sonríe. No sólo te ayudan si estás desorientada sino que también te acompañan o si van manejando te dicen que los sigas y te muestran el camino. Sí, aunque tengan que manejar de más. Y en todos los "mundos" hay inmigrantes vendiendo cosas en la calle, en Argentina también y hasta en Marte si te descuidás. Y eso de "encajar" está más en el individuo que en la sociedad. El que no quiere cambiar bien hace en quedarse donde está.

    De todas maneras, cuál es tu punto? Que los únicos que tienen derecho a comentar/criticar las cosas que pasan allá son los argentinos que viven en Argentina?

  5. SpinDoctor says:
    martes, diciembre 19, 2006

    Pasada la primera semana y el consiguiente choque cultural "al vesre" ya estoy mejor. El episodio de fiebre me duro dia y medio y una sola noche, pero como cayo en medio del "shock" me parecio de alguna manera sintomatico (= demasiados años de psicoanalisis sobre mis espaldas).

    El cumpleaños era de adultos (he reformulado el texto para que quede claro ahora), pero los niños de la familia estaban obviamente incluidos. De cualquier manera, nuestra hija se esta yendo a dormir despues de las 23:00, lo que nos tiene medio preocupados (el otro dia la dejamos a dormir con la prima que cumplio años y cuando volvimos del cine, alrededor de la 01:00 AM, estaba todavia despierta...)

    El post no es una "critica" a las costumbres argentas. Apenas un comentario, y por ende un "recorte", completamente subjetivo, por momentos coloreado de estupor, es cierto, que no pretende tener ningun valor de "verdad" mas alla de que es lo que veo y me llama la atencion. Soy consciente de que esto ultimo esta determinado por el hecho de estar viviendo en otra realidad. Cuando vivia aca esas mismas cosas me parecian normales. De la misma manera, hay cosas de Suiza que me llaman la atencion porque las veo con ojos argentinos (tengo una serie de notas planeadas sobre "choques culturales" desde el punto de vista de un argentino en Ginebra, pero no he llegado a escribir mas que una).

    Sofovich vampiro es una hipotesis atractiva. Esta rodeado de las pulposas secretarias de siempre, que a estas alturas deben de ser las nietas de las originales - a menos que sean vampiras ellas tambien. Yo me inclino por pensar que el chabon es en realidad un holograma reconstituido a partir de su momia.

    Lo mismo vale para Mirta Legrand, a la que vi ayer al mediodia conduciendo uno de sus almuerzos.

    Una buena: anoche Fernando Peña recibio el Premio Clarin al "Hombre de Radio". Digo, sin "comprarle" nada a Clarin, que me parecio bueno que lo ganara Peña, y no por ejemplo Rolando Hanglin (que era candidato).

    Pasan cosas buenas en este ispa... :-)

  6. Silvina says:
    miércoles, diciembre 20, 2006

    Entré para desearte una feliz navidad junto a toda tu familia, la que está presente y la que está lejos, pero que llevas en el corazón.

  7. Miraquetemiroyo says:
    miércoles, diciembre 20, 2006

    Yo creo que si sobreviviste la primera semana, la vacuna ya prendió y no te va a dar más fiebre ;D.

    Sofovich, Mirta... Mirá, después de leer tu post me quedé con tanta curiosidad que me fuí directo a YouTube a buscar videos recientes del ruso. No lo podía creer! Tené en cuenta que la última vez que lo había visto a Sofovich fue en 1986, el tipo está igual! También vi dos videos de Mirta donde estaba con Tinelli y otro tipo que ni conozco y la vieja está exactamente igual. Cómo puede ser? Deben ser hologramas, como decís vos. Increíble.

    Yo, claro, ni la más remota idea de quién es Fernando Peña así que le pedí a Google que me explicara y ví un video en el que Peña le explicaba a un jovato que tampoco conozco que él es gay porque considera a las mujeres superiores y por eso prefiere acostarse con hombres. El premio que le dieron debe ser a la originalidad!

    Y después de una docena de videos de la tele argenta te puedo decir que me quedé con la boca abierta. Increíble lo safados que están. Todo el mundo a las puteadas, hablan de todo! Y los chicos escuchan todo eso? Wow.

  8. Miraquetemiroyo says:
    miércoles, diciembre 20, 2006

    Casi me olvido! Te quería mandar un video de un barrio espectacular de Seattle donde todas las casas estan totalmente decoradas para Navidad. No lo encontré pero, al menos, les podés mostrar éstos a Amparo y sus primitos. Cliqueá los links que dicen small.

  9. Natalia says:
    jueves, diciembre 21, 2006

    Paréntesis: (me encantó la foto de los piratas en la sidebar!)

  10. Agustina
    jueves, abril 12, 2007

    Muy ilustrativo tu recorte, ya comentaré mis impresiones, pero creo que mi vision va ser la de una argentina viviendo "por un tiempo" en el primer mundo, con lo cual puede que mi "estupor" sea aun mayor que el tuyo... qué facil es acostumbrarse a lo bueno!