Cortito y al pie desde Amberes

26 abril 2007 | Publicado en | 7 comentarios


Estoy en Amberes por trabajo, y después de hablar por teléfono con mi esposa la pulcra impersonalidad del hotel Ibis —algo así como el MacDonalds de los hoteles— me sugiere escribir un post cortito.


“Bienvenido a Bélgica, el corazón de Europa” es lo primero que leés cuando llegás al aeropuerto de Bruselas. Después de 45 minutos de ómnibus, estás en Amberes, una ciudad de unos 500 mil habitantes con una ponchada de historia sobre sus adoquines. Gran centro del comercio de ultramar en el siglo XVI, famosa por sus pintores en el XVII —pertenecientes a la escuela flamenca: Rubens, Van Dyck, entre otros—, hoy es el segundo puerto europeo.

Caminando hacia el hotel, esquivo bicicletas en la calle comercial/peatonal, que es una especie de calle Florida, incluyendo —sorprendentemente— la mugre en el suelo, pero sin los vendedores ambulantes. Hay, sí, un músico a la gorra: es joven y toca en un piano vertical temas tipo Great balls of fire. El piano está montado sobre dos ruedas de auto y tiene una bicicleta atornillada a uno de los lados; a la bicicleta le falta la rueda delantera, reemplazada por el piano. Estaba muy cansado para tomar una foto, pero espero volver a verlo. También me gustaría verlo andando.

En fin, voy a estar poco y laburando, así que no va a dar para mucho. Termino con la historia mitológica que explica el origen del nombre de la ciudad. Junto al río Escalda vivía el gigante Antigoon, que obligaba a los barcos que lo navegaban a pagarle un “peaje”. Si el capitán se negaba, le cortaba una mano y la arrojaba al río. Y así fue la cosa hasta que un centurión romano derrotó al gigante y le aplicó el mismo tratamiento que él daba a sus víctimas.
“Antwerpen”, el nombre de la ciudad en holandés —que es el idioma que hablan aquí los nativos—, derivaría al parecer de “hand” (mano) y “werpen” (arrojar). O al menos así lo quiere la leyenda.

Oh, cuántas reflexiones podría inspirar este mito en conjunción con el hecho de que la ciudad haya sido históricamente un centro de comerciantes de ultramarinos, y hoy juegue un importantísimo rol en el comercio mundial de diamantes! Decí que estoy re-cansado, que si no...

El de la foto es el pintor Anthony Van Dyck, que nació acá.

7 Comentarios

  1. Luciano says:
    jueves, abril 26, 2007

    Ah, habia que mirar la estatua? :)
    Que disfrutes del paseo mientras trabajas.
    Interesante la leyenda.

  2. Silvina says:
    sábado, abril 28, 2007

    Spin, a mi me ha encantado el relato, cuando yo voy a sitios asi muy cargados de historia me emosiona, es algo muy lindo, espero puedas disfrutar aunque sea unos minutos de aquel sitio, gracias por compartirlo.

  3. Ferípula says:
    sábado, abril 28, 2007

    No se cómo llegué acá!!! Pero la veo a Silvina y me encanta.

    Desde la Madre Patria, Argentina, un abrazo bloggero y...un matecito?
    Qué lindo encontrarlos!
    Cuando les agarre las nostalgias...vienen a casita!
    Chau Porteños,...desde el barrio de Palermo. :)

  4. Agustina
    lunes, abril 30, 2007

    Que disfrutes del viaje! Hace menos de un mes anduve por Bélgica pero no pude conocer esa ciudad, la verdad me quede con ganas y ahora tu relato hace que quiera volver! Vuelvo pronto de visita a Quilmes, dejo tus saludos por ahi!

  5. SpinDoctor says:
    viernes, mayo 04, 2007

    Si, Luciano, me temo que habia que ver la estatua... :-) La leyenda da para mucho, por ejemplo en relacion con el tema de los diamantes. Me decia un periodista que conoci alla, que la gente de la industria estaba medio nerviosa cuando el estreno de "Diamantes sangrientos", y que habian invitado a DiCaprio a visitar la ciudad; ellos afirman que no comercian con diamantes producto de ese tipo de explotacion. Como saberlo con seguridad?

    Hola, Silvina, vi tu relato sobre la visita al castillo y a la ermita y la verdad que me inspiro un poco.

    Bienvenida, Feripula, no nos hemos cruzado en lo de la señorita Cosmo? Gracias por el mate :-) Nosotros vivimos un par de años en Palermo (Oro y Paraguay, esquina caliente). Saludos retribuidos.

    Yo tambien me quede con ganas de volver con la familia, Agustina, es una ciudad que tiene mucho para ofrecer. Asi que a Quilmes? A mi volver siempre me pega fuerte. Que tengas buen viaje, y no dejes de pasar por La Fusa si vas a comprar discos —a menos que prefieras los CDs a $5 en el bolishopping, claro :-)

  6. Garci says:
    domingo, mayo 13, 2007

    Hola...

    Llegue de casualidad, desde el blog de Marcela (mar de vientos) y la verdad muy buenos posts. Yo estoy viviendo en amberes hace un poco mas de un año.. y mi primer comentario sería tu caption.. "Todo cierra tan temprano" aca también!

    Saludos y hasta la proxima.
    http://trabajandoporahi.blogspot.com

  7. SpinDoctor says:
    lunes, mayo 14, 2007

    Hola, GARCI, saludos y bienvenido. Amberes me gusto mucho, aunque vi poco. La unica noche que pude salir a cenar a un restaurante, me impresiono la cantidad de gente en la calle. Ayudaba el clima primaveral, claro.