La Linterna Mágica

29 septiembre 2007 | Publicado en | 4 comentarios

Escribo este post en un café en Balexert, uno de los “shoppings” de Calvin City. Es sábado a la mañana y estoy acá porque acompañé a Amparo a su primera función de La Linterna Mágica.

Se trata de un cineclub para niños de seis a doce años. Una vez al mes, durante los nueve meses del período lectivo, los pendex van al cine solos —sin los papás, que tienen que esperarlos afuera— y son introducidos al “séptimo arte” con películas adecuadas a su edad. El objetivo es que descubran el cine divirtiéndose, al mismo tiempo que desarrollan un sentido crítico.


Unos días antes de la función, los miembros del club reciben por correo una pequeña guía sobre lo que van a ver. Ayer a la noche se la leí a Amparo. Su primera película en La Linterna... va a ser una de El Gordo y el Flaco (la guía no decía cuál). El sitio web anuncia que el programa del cineclub incluye “películas magníficas, [...] que hacen reír, soñar, llorar, e incluso dan un poco de miedo. [...] hay para todos los gustos: dibujos animados, películas de aventuras, de ciencia ficción llenas de efectos especiales, cómicas [...] Películas de todos los géneros, de todos los países y de todas las épocas.”

Todo el asunto es muy barato; las nueve funciones cuestan apenas el precio de dos entradas de cine normales. Una serie de empresas y organismos del estado subsidian una iniciativa que está presente también en España, Italia y algún otro país más. El sitio web de La Linterna... es excelente, vale la pena verlo (está en varios idiomas, incluido el castellano).

Por lo demás, este sábado la agenda viene cargadita. Poco después del mediodía, como todos los sábados, la niña tiene su clase de natación. Más tarde, la escuela ofrece un programa informativo/educativo sobre “la seguridad en el camino a la escuela”. Tres actividades en la agenda de un sábado de una mocosa que aún no cumplió siete años! Durante la semana, aparte de la escuela cuatro días por semana —acá no hay clases los miércoles—, tiene una clase de música y una de apoyo lingüístico.

Menos mal que decidimos suspender las clases de danza clásica... porque iba en camino de convertirse en una de esas personitas demasiado ocupadas para su edad. La decisión de interrumpir las clases de danza no fue demasiado difícil: era lo que a ella menos le gustaba. Y a juzgar por el video acá abajo, el mundo del baile clásico no va a sufrir una pérdida irreparable a causa de esta deserción...

video

[La primera imagen del post viene de acá.]

4 Comentarios

  1. Luciano says:
    lunes, octubre 01, 2007

    La presion hace diamantes, pero tambien los destruye.
    En mi casa directamente hacian ladrillos....
    Esta bueno eso del cine, me ha gustado la idea.
    Lamento agregar esto, que viniendo de los suizos igual suena a: mañana a las 4 de la tarde vamos a cultivar el cerebro.
    Lo tenia que decir, perdon.

  2. SpinDoctor says:
    martes, octubre 02, 2007

    Esta perdonado, estimado... :o)

  3. mardevientos says:
    martes, octubre 02, 2007

    Me quedara empezar a prepararme para el ciclo de la Linterna dentro de unos años no? Parece muy interesante.
    Pensar que yo en Cordoba creci solo con las de Disney..., y solo cuando me podian llevar! Solo que ahi habia tambien miedo, maldad, injusticia, ecc... un verdadero espejo de la vida real!

  4. SpinDoctor says:
    martes, octubre 02, 2007

    Tenes tiempo, Marcela. Muchas otras cosas fascinantes vienen primero :o) Yo creo que a la edad de mi hija no conocia el cine...