Auf wiedersehen, Herr Blocher!

13 diciembre 2007 | Publicado en | 2 comentarios


Terremoto político en el país del orden, la pulcritud y la calma. Christoph Blocher, la bestia negra del progresismo suizo, el paladín del nacionalismo de derecha, anti Unión Europea, anti inmigrantes, el campeón del miedo como arma electoral, el patea tableros políticos, el representante de la Suiza profunda, amigo de xenófobos y racistas, abanderado del populismo de prosperidad... fue eyectado del Consejo Federal por la Asamblea Federal.

No hace dos meses, su partido, la Unión Democrática del Centro (UDC), había obtenido el 29% de los votos en las elecciones a la Asamblea Federal o parlamento. Con ese caudal electoral, el mayor obtenido por partido alguno en la historia suiza, la UDC se había convertido en el primer partido suizo —bien entendido, en la primera minoría. Su caballito de batalla durante la campaña había sido la amenaza que representan los extranjeros. Y su bandera la reelección de Blocher-El-Único-Protector al Consejo Federal, lo cual parecía inevitable.

Pero, quien obtiene el 29% no ha obtenido el 71%... En el sistema político suizo, los siete miembros del Consejo Federal —un Poder Ejecutivo colegiado en el cual sus miembros tienen cada uno un Ministerio y ocupan rotativamente el cargo de Presidente de la Confederación— son elegidos por la Asamblea Federal. Y ayer, en una movida impecablemente democrática, la Asamblea eligió, en vez de a Herr Blocher, a una representante más moderada de su mismo partido: Eveline Widmer-Schlumpf. La Eveline se tomó la noche para pensar su decisión y, esta mañana, poco después de las ocho —la escuché en vivo en el auto camino al trabajo— dijo “Ja”, convirtiéndose así en la tercera mujer que llega al Consejo Federal.

Irónicamente, el famoso afiche de la campaña de la UDC (foto acá al lado) se hizo realidad hoy de una manera inesperada...

Un poco de contexto. Desde 1959 y en virtud de un pacto o “concordance”, los siete puestos del Consejo Federal están distribuidos así: dos UDC (derecha), dos socialistas, dos radicales (centro derecha), un demócrata cristiano. Una vez electos —por cuatro años— los siete miembros del Consejo —llamados a veces los Siete Sabios— toman decisiones colegiadas. Se suponen que discuten adentro, alcanzan un compromiso y defienden todos juntos lo resuelto hacia afuera. Durante los cuatro años pasados Blocher se pasó la colegialidad —entre muchas otras cosas— por el forro.

El facho de Christoph amenaza ahora con pasar junto al ala más extremista de su partido a la oposición. “Mirá cómo tiemblo —responden quienes le dieron la patada en el tujes—, siempre estuvo en la oposición.”

La cosa se va a poner un poco más movida, parece.

[La maravillosa foto de Herr Blocher que encabeza esta nota es de Marc Wetli.]


2 Comentarios

  1. Luciano says:
    viernes, diciembre 14, 2007

    A la miercoles, eso es democracia, que sistema. NO lo veo funcionando asi en nuestras pampas, todos juntos defendiendo una decision colegiada.
    Suiza ,es Europa?
    Es una ironia que el pais mas representativo de la mentalidad europea no forme parte de la unión.

  2. SpinDoctor says:
    viernes, diciembre 14, 2007

    Hoy los diarios estan llenos de analisis acerca de las implicaciones de esta movida: esta herida de muerte la "concordance"? Blocher va a hacer mas quilombo afuera que adentro del Consejo? Bloquera la UCD el funcionamiento politico del pais a fuerza de referendums? Lo que esta claro es que, de cualquier manera, *sin* Blocher este Consejo Federal no es de izquierda, ni siquiera de centro; los dos consejeros electos de la UCD no son extremistas como Blocher pero son derechistas, obviamente. Un politologo ginebrino decia: es un Consejo de derecha-centro (ni siquiera de centro-derecha). En fin, que el titulo de mi post puede resultar algo apresurado, pero no me lo queria perder... :o)