En vuelo

30 enero 2008 | Publicado en | 3 comentarios

La mayoría de los pasajeros alrededor mío duermen, o miran películas tontas, mientras yo escribo estas líneas a diez mil metros de altura en el vuelo que me lleva de Amsterdam a Nairobi. El avión es de Kenya Airways, “El orgullo de Africa”. La revista de a bordo se llama “Karibu” —bienvenido/a, en swahili.

El avión está lejos de estar vacío, pero tampoco está lleno, así que logré trasladarme a una fila de tres asientos vacía donde planeo desparramarme a gusto. La disponibilidad de espacio dice a las claras que no es momento para ir a hacer turismo a Kenia.

Empleé parte del tiempo —antes y después de mirar una película tonta— en documentarme un poco sobre la situación con la que me voy a encontrar. Es compleja y con matices sutiles que pueden ser difíciles de captar, dice uno de los análisis que leí.

Por qué de pronto, literalmente de la noche a la mañana, un país que sobresalía en el continente por su paz y estabilidad, se convirtió en escenario de la más cruda violencia? De dónde salen, qué lógica anima a esas muchedumbres armadas con palos, piedras, machetes y hasta arco y flechas que atacan, matan, mutilan y violan a quienes hasta ayer eran sus vecinos?

Las tensiones intertribales se remontarían a los tiempos precoloniales. La dominación británica las habría complicado aún más, al igual que la independencia, que no satisfizo las expectativas de muchos.

Básicamente, el problema consistiría en la inequidad —real o percibida— en el acceso a los recursos del país —fundamentalmente a la tierra— por parte de las diferentes tribus o etnias. Esto genera tensiones de larga data, reprimidas pero latentes.

Al parecer, la percepción y la expectativa es que la tribu a la que pertenece el presidente de turno se beneficia de su cercanía al poder para asegurarse una mayor tajada de los recursos nacionales.

En la campaña electoral previa a las elecciones del pasado diciembre, se habría impuesto una mentalidad de “el ganador se lleva todo”, que en los dos partidos con mayores chances fue acompañada por altísimas, cuasi irracionales expectativas —alimentadas por sus líderes— de ser ellos los vencedores. Lo que se reveló como un cóctel explosivo.

Miro a los miembros de la tripulación y me pregunto a qué tribu pertenecerá cada uno de ellos. La última vez que estuve en Nairobi me explicaron que el peso del componente tribal en la identidad de las personas disminuye con la urbanización, la educación y, en general, la incorporación a la “modernidad”. Como debe de ser el caso —imagino— de quienes trabajan en una línea aérea.

—Karibu.

—Asante sana (*).


(*) Muchas gracias.

3 Comentarios

  1. Adrian Kosmaczewski says:
    miércoles, enero 30, 2008

    a mi me parece que todo el planeta puede saltar como un polvorin, si se dan ciertas condiciones. lo que me sorprende mas son esas condiciones, y no tanto el polvorin, me explico? hay mucho "ras-le-bol" ("estoy harto") por doquier.
    buena suerte spindoctor!

  2. Luciano says:
    miércoles, enero 30, 2008

    Uh, estás allá! Formidable.
    Espero que pase pronto, que no haya más violencia que estés bien.
    Siga mandando sus impresiones mientras pueda.

  3. Anónimo
    viernes, febrero 01, 2008

    SpinDr.: Excelente, interesante y atrapante como todos los posts. Como ya se lo expresé por otro medio estoy empezando a entusiasmarme con sus comentarios tan didacticos.
    Ojalá que tenga mucha suerte en este viaje y estaré expectante con lo que le acontezca. Seguramente a la vuelta la familia lo esperará con unos ricos chocolates.
    Abrazos.