Un blog de baja intensidad

21 febrero 2009 | Publicado en | 3 comentarios

Qué pasa en este blog? No mucho, parece. Pero no es fiaca, no, no vayas a creer; o sí, no sé. Digamos que Porteños en Ginebra ha devenido un blog de baja intensidad. Seguimos y seguiremos publicando notas —como siempre brillantes, graciosas, profundas, entretenidas, actuales, emotivas, analíticas y, sobre todo, modestas, aparte de bien escritas— pero a un ritmo sosegado, tranquilo, apacible. Sí, adivinaste, más o menos como la vida en Calvin City. (Sugerencia: para no visitar el blog en vano te conviene suscribirte a la lista de correo electrónico —en la ventanita al tope de la columna acá al lado— o al fideo RSS.) Acá abajo hay algunas postales de las últimas semanas...

● Pero no creas que últimamente mi actividad online fue nula. Muy por el contrario. Invertí largas, larguísimas horas en rediseñar sustancialmente el sitio web de Delicias del Sud, que ahora luce mucho más profesional —otra vez, modestamente. Especialmente orgulloso estoy de las nuevas galerías de fotos —aunque si no tenés una conexión a internet suficientemente rápida pueden demorar un poco en cargar. (Dale una miradita si tenés ganas y decime qué te parece. Sin compromiso, claro.)


● Como hace dos años, el mes de enero me llevó al Foro Social Mundial. Este año el Foro volvió al Brasil, pero no a Porto Alegre —su sede tradicional— sino a Belém, en el umbral de la Amazonia. De la cual vi poco y nada, como poco y nada vi de la misma Belém, por lo cual no puedo culpar a nadie aparte de mí mismo. De todas maneras, a lo largo del Foro hice algunas fotos. Que podés ver acá abajo. (Este año, a diferencia del Foro anterior, no me robaron la cámara, así que son bastantes las fotos.)



● Este enero en Ginebra ha sido el más frío de los últimos 20 años, con una temperatura media de -0,2ºC, y el más nevado desde que nosotros estamos acá. En Calvin City normalmente no nieva mucho, apenas unas... no sé, cuatro, cinco veces por invierno. Así que este invierno fue en cierto sentido un regalo por la cantidad de días en que levantábamos las persianas a la mañana y nos encontrábamos con el paisaje blanco, que sigue teniendo su encanto. Y que le encanta a Amparo, claro, para quien veredas y parques nevados ofrecen oportunidades de juego inagotables.

● Y Amparo tuvo nieve por partida doble este invierno. Decidimos que era el momento propicio para inscribirla en un curso de esquí. Cuatro domingos en enero, tres horas cada vez. Le-en-can-tó. Mientras, nosotros paseábamos con raquetas, un ejercicio por demás recomendable. El tema es que las nuevas habilidades de la niña nos van a obligar a aprender a esquiar a nosotros —o al menos a uno de nosotros— porque obviamente no la podemos mandar sola a las pistas, al menos por ahora. Va a ser duro para dos que nacieron y se criaron en la Pampa Húmeda.


● Por lo demás, el mundo sigue girando. La crisis financiera impactó la economía ‘real’ y se anuncian tiempos muy duros —pero no creo que necesites que yo te lo cuente. En Suiza el mayor banco —el UBS— fue objeto de un ‘salvataje’ por el gobierno federal, que a fines del año pasado le inyectó la bonita suma de 68 mil millones de francos suizos para evitar que quebrara, no obstante lo cual el banco siguió anunciando despidos, que ya acumulan nueve mil en menos de 18 meses. (Si, aparte de ver las fotos del Foro Social Mundial tenés ganas de leer las propuestas discutidas allí para reformar el sistema financiero internacional, date una vuelta por acá, donde podés sumar tu firma a un llamado que será presentado el mes que viene a los ministros de economía del Grupo de los 20 países con economías más desarrolladas.)

● Y hace poco, no demasiado lejos de acá, una de las Fuerzas Armadas Más Poderosas del Mundo se entretuvo tres semanas liquidando todo lo que se moviera en una prisión a cielo abierto de 40 kilómetros de largo por 10 de ancho, abarrotada con un millón y medio de personas que no tienen adónde ir, excepto tirarse al mar. Hubo muertos de los dos lados: del lado de las Poderosísimas Fuerzas Armadas murieron 13 personas, incluyendo tres civiles; del otro lado los muertos rondaron los 1.300, incluyendo cerca de 300 niños. Pero esto tampoco necesitás que te lo cuente yo. (Es cierto que la prisión —como muchas otras en el mundo— está controlada por una patota que insiste en lanzar proyectiles que matan civiles en el otro lado. Pero tengo para mí que cuando las víctimas de dos bandos en guerra mantienen entre sí la proporción de uno a cien, no se trata de una guerra, sino de una carnicería.)

Uhmmm, cómo terminar este post con una nota amable? No sé, no creo que pueda, no debería meterme con estos temas...

● Ah, ya sé. El ómnibus ateo, claro, cómo no se me ocurrió antes. Ya sabés, la campaña de los ateos británicos, que pusieron publicidad en los ómnibus de Londres anunciando “Dios probablemente no existe. Ahora dejá de preocuparte y disfrutá de tu vida”. A pesar de lo ridículo que suena el ‘probablemente’ en un aviso ‘ateo’, la campaña fue imitada en España, donde hizo olas, y en otros países. Y ahora la asociación de librepensadores suizos está juntando plata para ponerla en la calle acá. Pero hay un problema, parece que las autoridades del transporte público helvético no estarían dispuestas a aprobarla —lo que no deja de ser una censurable censura, ya que los ómnibus suelen llevar publicidad de iglesias. (Mi humilde contribución al debate, creada con ayuda de este sitio, aparece acá abajo.)



3 Comentarios

  1. Luciano says:
    sábado, febrero 21, 2009

    Si a eso le decís baja intensidad.
    Che, que pose la de la niña, toda una profesional.
    No me das lástima por tener que aprender a esquiar, no señor.

    Ahora veo las fotos, pero la primera ya me voló los sesos.
    Chau che.

  2. Mau says:
    sábado, febrero 21, 2009

    La verdad muy interesante; a veces se hace tedioso leer cdo tas apurado; y ves q las lineas son largas; pero en verdad me atraparon varias cosas de tu Blog; y un disparador de prguntas en las cuales te pregunto si en verdad vivis en Ginebra, o es parte del encanto inteligente q le das a tus escritos???; si qres podes contestarme a mi blog: mialamcendepalabras.blogspot.com;
    saludos, muy buen relato "sea o no" ficticio.

  3. mardevientos says:
    miércoles, marzo 11, 2009

    no puedo no comentar sobre las tortas... SON INCREIBLES- INCREIBLES!!-- Los dalmatas, el cocodrilo, las mariposas!!.. Que creatividad!. Son de tu mujer?
    La unica cosa que me queda para preguntar.. es que en el sitio no dice la ciudad (Porque?)... Se que no es zona Euro.. pero si lo fuera ya pediria una!


    Y agrago.. que loco esto que tengamos que aprender cosas impensables para acompañar a nuestros hijos en sus nuevas actividades...! No son muchos los argentinos que saben esquiar no?


    Besos