Lo único que le falta a Calvin City

16 agosto 2009 | Publicado en | 9 comentarios

HAY UNA SOLA COSA que extraño con nostalgia insalvable, que en Suiza no se consigue, que nada puede reemplazar: una pizza decente.

Ya sé que parece extraño, pero es así. Yerba y carne argentinas podés encontrar, también dulce de leche, incluso Mantecol, y alfajores hay unos riquísimos en los negocios de productos latinos.

Pero lo que acá pasa por pizza es una especie de galleta delgada, húmeda y blandengue, apenas embadurnada con una fina, miserable capa de muzzarella insípida y cubierta con toda suerte de ingredientes mayormente ridículos que no logran disimular lo que en verdad es: una estafa.


Cuando recién habíamos llegado a Calvin City, casi siete años atrás, descubrir esta triste realidad fue un shock cultural de los más serios que sufrimos. Pero nos quedaba una esperanza. Probar la que imaginábamos como la madre de todas las pizzas: la pizza italiana.

Así, durante nuestra primera visita a Roma la expectativa fue muy grande, tan grande como fue la subsiguiente, triste decepción. No había ninguna diferencia: era la misma broma cruel.

(Hay gente, incluso argentos, que se acostumbran; hay quienes hasta llegan a autoconvencerse de que “la pizza de acá es más rica”. Nosotros, sin llegar a esos extremos de asimilación cultural y pérdida de identidad, también nos hemos acostumbrado hasta cierto punto. Después de siete años, ahora puedo comer una pseudo pizza de las de acá sin que se me caigan las lágrimas —se me sigue estrujando el corazón, pero logro disimularlo.)

De manera que hemos pasado los últimos siete años añorando las pizzas de Buenos Aires. Como la espléndida mitad napolitana, mitad palmitos que comimos en la pizzería Cambalache del barrio de Belgrano (Echeverría 2589, entre Amenábar y Ciudad de la Paz) durante nuestra última visita, y cuya foto engalana esta nota.

Por eso, yo sé qué voy a hacer cuando gane la lotería. Voy a poner una pizzería, para que el pueblo de Calvin City tenga por fin la oportunidad de conocer una pizza digna de tal nombre. Siento que se lo debo, como muestra de gratitud.

Pero cómo sacar a un pueblo de su ignorancia, sobre todo cuando ha sido mantenido en la oscuridad por tan largo tiempo?

Mi plan (de negocios y pedagógico) es el siguiente:

1- La muzzarella será importada de Argentina. Esto es sencillo de hacer, pero fundamental para los resultados buscados.

2- Los pizzeros serán porteños. En términos de legislación laboral se puede hacer, porque nada es más simple que demostrar que no hay en Suiza ni en la Comunidad Europea pizzeros capacitados para producir pizzas decentes.

Con estos dos elementos claves asegurados, el golpe maestro:

3- La primera pizza será gratuita para todo habitante del cantón de Ginebra. Así de simple. Así de contundente. Bastará un documento de identidad con domicilio en el cantón para tener derecho a ello.

Obviamente hará falta una considerable inversión, no en último término para la campaña publicitaria masiva que llevará la buena nueva al pueblo. Pero te recuerdo que habré ganado la lotería, así que la plata no va a ser el problema.

Por supuesto que al comienzo trabajaremos a pérdida, pero apuesto un paquete de Mantecol gigante a que antes de haber perdido un millón de francos la gente estará haciendo cola en la vereda.

No tengo todavía el nombre que le voy a poner al establecimiento, pero el eslogan será idéntico al de la ciudad: “Post Tenebras Lux” (Después de las tinieblas, la luz).

Nunca mejor dicho.

[Acá hay una receta para hacer “pizza argentina”, yo no la probé todavía.]

9 Comentarios

  1. Luciano says:
    lunes, agosto 17, 2009

    YO me engancho, eso que pienso que la muzzarellade bufala italiana es riquísima.
    NO hay pizza como la argentina, no.

  2. Adrian Kosmaczewski says:
    lunes, agosto 17, 2009

    Doy fe, es cualquiera: sin embargo, para aquellos que viven en Lausana, les puedo recomendar esta pizzeria con ahinco y fervor: http://www.patpizza.com/

    El website es horrible pero la pizza es legendaria. Despues de casi 20 años en la region, doy fe, es la mejor. Y ojo que soy gran fanatico del Fortin (barrio de Monte Castro, Lope de Vega esquina Alvarez Jonte) y de la de Burgio (Monroe y Cabildo).

  3. Anónimo
    martes, agosto 18, 2009

    Queridos hermanos,

    Gracias por tan ricos pensamientos, tan solo recordar las buenas pizzas nuestras me hace formar agua en mi boca.

    Pero para todos aquellos que puedan ser pasientes, muy pronto, pero muy pronto (1 a 2 meses) estoy abriendo la primera parrilla (restaurante) argentino en Calvin City.
    Al medio dia serviremos comida tradicional para los suizos. La noche se torna en parrilla donde serviremos bife de chorizo, asado de tira, chorizos, empanadas, chimichurri, flan con dulce de leche, etc.
    Con lo de la pizza me dieron un idea.... ! Pues tengo horno de pizza asi que voy a ver como le hago.

    Muy pronto los tendré al tanto de como va lo de la parrilla y los espero a todos para una buena comida.

    Un abrazo,

    Matias

  4. Natalia says:
    martes, agosto 18, 2009

    No le voy a negar que la pizza en Suiza no es de las mejores. Sin embargo tengo el leve presentimiento que ud. no ha dado con la "bonne adresse".
    Aquí en Bienne hay varios locales que hacen una excelente pizza.
    Pero debo confesarle que, si mi marido viera este post, al ver la pizza de "muzzarela", le agarra un soponcio.
    Ya sè que es dificil acostumbrarse a los cambios, pero de ahí a decir que la pizza argentina es mejor que la italiana... me parece una sobredosis de porteñidad...
    No cree ud?

    Y para comer buena pizza en Roma, regla nro 1: ALEJESE DEL CENTRO!!
    Además la especialidad en Roma es la famosa "pizza al taglio", mucho más parecida a la pizza argentina (pero más rica) con la diferencia que las porciones son cuadradas, y se come de parado...

    Además(ya que vengo con los tapones de punta)a ud. le parece que los palmitos con salsa golf sobre una pizza no son un ingrediente ridículo??? La pizza es la cultura del mediterráneo, son los aromas legendarios a orégano, aceitunas, alcaparras, corazones de alcaucil, son ingredientes milenarios!!! NI PALMITOS NI ANANÁS, POR DIOOO'!(rosarinismo)

    Por último, no hay nada como la pizza que hace uno, y se equivoca, a mi parecer, un amigo mío que declara que sobre pizzas no hay nada escrito.

    Un abrazo

  5. Adrian Kosmaczewski says:
    martes, agosto 18, 2009

    @Matias por favor! Avisanos cuando abris que ESTOY SEGURO VA A SER UN EXITO! Por lo pronto mi jermu y yo, encantados :) Arriba y suerte.

  6. Anónimo
    martes, agosto 18, 2009

    No te quedes sólo con lindos recuerdos, regístrate en http://www.reencontratecontaragui.com, cargá los códigos que figura adentro de los paquetes de la promo y participá por dos pasajes para ir a la Argentina o para que tus amigos te visiten.

  7. dieghoynoe says:
    miércoles, agosto 19, 2009

    Las pizzas son diferentes en todos lados.
    En las buenas pizzerias tanas, la pizza es de muy buena calidad, aunque bien diferente de las nuestras.
    Si venimos con la costumbre de alla, nos parece que cualquier pizza europea es peor que la de Uggis(se escribia asi?)
    De la misma forma que a la mayoria nos gusta mas la pizza argenta, sera igual para los suizos, o franchutes o tanos! nustra pizza no sera como la de ellos! para empezar les da azco tanto queso en una pizza!!!

    bla bla bla
    Si ganas la loteria llamame que soy hice pizzas en varios paises, ionoo son un bravo pizzaïolo! Te puedo dar una mano!
    (en realidad iria mas que nada pa morfar la muzza argentina)

    Abrazo

  8. Lara says:
    domingo, agosto 23, 2009

    Lo mas triste es escuchar a suizos que viajaron a Argentina decir que la pizza porteña tiene "mucho queso". Claro que tiene mucho queso, y a mucha honra, no como la pizza de aca que de tan poco queso se ve la masa!!!

  9. Mau says:
    martes, agosto 25, 2009

    ES lo q menos come un argentino; o por lo menos en capital; vas al chino te abris una sardina y nos vemos; pero desde lejos todo toma nostalgia amigo; es una realidad cuasicomprobada. saludos