Qué hacías cuando el Muro de Berlín caía?

09 noviembre 2009 | Publicado en | 4 comentarios

ESTA NOCHE se cumplen 20 años de la caída —o más estrictamente, de la apertura— del Muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989. El acontecimiento, sus causas y sus consecuencias, fue tan significativo que un historiador como Eric Hobsbawm pudo decir que “en los años finales de la década de 1980 y en los primeros de la de 1990 terminó una época de la historia del mundo para comenzar otra nueva” (Historia del siglo XX, pág. 15).

Estos días en mi trabajo, la pregunta ‘qué estabas haciendo cuando cayó el Muro’ despertó el interés de algunos de mis compañeros. Un yanki recuerda haber visto el acontecimiento por televisión y luego improvisar una cena para celebrarlo, además de llamar a parientes y amigos para felicitarse mutuamente; un suizo también lo vio por televisión y recuerda haberse emocionado a la vez que sentía agudamente que la cosa le era esencialmente ajena; una alemana (occidental) que en 1989 no tenía 10 años recuerda haberlo visto por televisión, incluido cierto cantante comprometido interpretando temas libertarios sobre el muro, pero no está segura de que sus recuerdos correspondan a la misma noche; una británica que en 1989 estaba haciendo un año de estudios en Alemania oriental recuerda haber participado activamente en las manifestaciones de protesta pacíficas que partían de las iglesias en Berlín (oriental) y en otras ciudades.

Mis compañeros de trabajo están tan entusiasmados con la historia de la caída del Muro que me parece de mal gusto decirles la verdad que, con cierta vergüenza, confieso acá: yo no me acuerdo de nada.

No es simplemente una consecuencia de la creciente gruyerización de mi memoria; ni tampoco del hecho de que, como en esa época yo no tenía televisión no pude ver la caída del Muro ‘en vivo y en directo’. Porque me acuerdo muy bien de la masacre de Tiananmen, que fue en el mismo año y que tampoco vi en la tele.

Y es que en Argentina estábamos bastante ocupados con nuestros propios problemas. Mientras en Berlín oriental y otras ciudades de Alemania del este la gente marchaba exigiendo libertad y reformas políticas, en las ciudades argentinas la gente saqueaba supermercados y almacenes de barrio. Y los que marchábamos a la Plaza de Mayo escuchábamos al presidente anunciar una ‘economía de guerra’, mientras el ministro de economía les hablaba ‘con el corazón’ a los grandes empresarios, quienes le contestaban ‘con el bolsillo’. Y es que para los argentos 1989 fue el año de la debacle alfonsinista y la primera hiperinflación.

No sé qué estaba haciendo yo exactamente el jueves 9 de noviembre de 1989 por la tarde, pero lo más probable es que, como todos los días, me encontrara en mi segundo trabajo, gracias al cual logré mantenerme a flote el año en que los precios aumentaron cinco mil por ciento. También para nosotros se cerraba una época y comenzaba otra, que iba a ser —si cabe— mucho peor.

Tiene algo de extraña coincidencia el que La Tribune de Genève de este fin de semana, que previsiblemente dedica mucho espacio al aniversario de la caída del Muro, junto a un artículo sobre “los nuevos muros que dividen el mundo” incluya un pequeño recuadro sobre “La Argentina a la hora de los barrios cerrados”. Ésos donde la gente “se encierran voluntariamente para liberarse de la pobreza y de la delincuencia”.

En Argentina, dice la nota, “el fenómeno de los ‘barrios privados’ está en plena expansión desde hace una veintena de años”. Habiendo pasado de “140 en 1990 a más de 600 hoy”, los barrios privados comprenden “más de 80 mil casas” en las que viven unas 400 mil personas. Con el uno por ciento de la población viviendo en barrios cerrados, “la fractura social es extremadamente visible”.

Otro de los recuadros que acompaña la nota principal es sobre “Las barreras invisibles de Europa”: “Más que en piedras, los países europeos han invertido en dispositivos de vigilancia y en el endurecimiento del derecho de asilo y de fronteras. Radares, barcos y aviones impiden con la mayor frecuencia a los inmigrantes llegar a las costas. Controles, detenciones y expulsiones les impiden instalarse.”

Esta noche se cumplen 20 años de la caída del Muro de Berlín. Incluso para los más cercanos protagonistas, el acontecimiento fue una sorpresa, porque el Muro parecía ‘eterno’. Como muchos otros.

Y vos, qué hacías cuando el Muro de Berlín caía?


[La primera foto viene de acá y la segunda de acá.]

4 Comentarios

  1. Luciano says:
    lunes, noviembre 09, 2009

    Sabés que no me acuerdo!
    Estaba ocupado sobreviviendo, tenés razón.
    Lo ví en TV, un día después supongo.
    Otros muros quedan, lamentablemente.

  2. Natalia says:
    martes, noviembre 10, 2009

    Yo me acuerdo que en la escuela hablamos de eso con la maestra. Yo estaba en 4to grado del Normal 3, y la seño, Rita, aprovechó para explicar y la situación geográfica , que hubo que explicar varias veces más en 1990, 1991, 1992, 1993, etc.

  3. Luciano says:
    miércoles, noviembre 11, 2009

    El Normal 3 de Rosario?
    Yo tuve una señorita Rita en los primeros grados...

  4. Anónimo
    domingo, noviembre 15, 2009

    Yo estaba en Mendoza, tenia 13 anios y me acuerdo que lo vi en el noticiero de la medianoche con mi viejo.

    Me quedo tan grabado que me acuerdo hasta en que silla estaba sentado. Si bien no comprendia completamente todo lo que implicaba si sabia perfectamente que era un hecho muy relevante y tal vez es por ello que nunca se borro de mi mente.

    Un abrazo
    Diego